Entendiendo el Pecado y el Mal #2: “Caín y Abel, un oráculo del pecado”

— Transcripción cortesía de Mariana Gil Hammer —

Dra. Miryam Brand – Entendiendo el Pecado y el Mal #2

Hola, y bienvenido a otro episodio de Entendiendo el Pecado y el Mal, Episodio 2: Caín y Abel, un oráculo del pecado. Ahora bien, si no has escuchado el primer episodio, que era una historia de Adán y Eva llamada El origen del pecado que no fue, te recomiendo encarecidamente que vuelvas a escuchar ese episodio antes de escuchar este. Puedes entender este episodio por sí solo, pero te vas a perder muchas cosas si no escuchas el primero antes.

Así que permítanme hablar un poco sobre cómo continuará esta serie de podcasts. En el último episodio, escucharon una explicación de la historia de Adán y Eva en la Biblia, antes de las capas de interpretación a las que llegaremos más tarde, y cuál es el significado del texto simple de esa historia en su contexto bíblico.

En este episodio, volveremos a hablar de la historia de Caín y Abel en su contexto bíblico, aunque a veces incluiré alguna interpretación posterior cuando sea relevante o cuando sea demasiado interesante para ignorarla. En el próximo episodio hablaremos de las interpretaciones posteriores de estas dos historias.

La historia de Caín y Abel incluye la primera mención explícita del pecado que tenemos en la Biblia hebrea.

Pero por alguna razón, de la que también hablaremos más adelante, esta historia no resonó especialmente en el período del Segundo Templo. Resonó más tarde, pero no en el período del Segundo Templo, no mucho. Después del próximo episodio -cuando hablemos de cómo se interpretó la historia de Adán y Eva en el período del Segundo Templo e inmediatamente después de la Destrucción- después de ese episodio vamos a volver al texto bíblico y vamos a hablar de Génesis 6 (Bereshit vav), versículos uno a cuatro, lo que se convierte en el mito de los Vigilantes en el período del Segundo Templo. Y luego vamos a pasar bastante tiempo hablando de cómo el mito de los Observadores se desarrolla en diferentes interpretaciones del Segundo Templo.

Pero ahora volvamos a nuestro texto. Utilizaré principalmente la traducción de la NJPS, pero la cambiaré generosamente cuando no se acerque tanto al significado del texto. Y también hablaré de ciertos casos en los que se puede ver una traducción muy diferente en sus Biblias. Así que, volvamos a nuestros textos. Y, por suerte, esto se retoma justo donde lo dejamos la última vez: justo después de la expulsión del Edén, tenemos la concepción de Caín y Abel, o como los llamaré Kayin y Hevel. Así que empiezo con el capítulo 4.

Conoció Adán a su mujer Eva y ésta concibió y dio a luz a Caín diciendo: He adquirido un varón con el Señor. (Gen 4:1)

Entonces, la palabra que ella está usando para adquirir es kaniti, de ahí Kayin. He adquirido un hombre con el Señor. Ahora bien, esta redacción nos parece peculiar, pero expresa dos cosas diferentes. En primer lugar, tiene que estar el nombre Kayin de alguna manera. Así que necesitamos la palabra kaniti, adquirido. Pero además de eso, ¿qué expresa esto?

Esto expresa el primer nacimiento humano. ¿Cómo se siente una mujer? Ella ha dado a luz. No ha habido ningún nacimiento antes, ella ha hecho un hombre con Dios, ¿verdad? Ella ha hecho una persona. Vaya. Al mismo tiempo, es un poco arrogante, es un poco orgulloso que ella diga eso. Y eso es un poco un presagio de lo que va a pasar con Kayin más tarde, es una especie de orgullo. Y luego tiene otro hijo y siguió dando a luz. Dio a luz a su hermano Hevel y aquí no tenemos ninguna explicación del nombre Hevel. Francamente, nosotros, que conocemos el final de la historia, no necesitamos una explicación del nombre Hevel porque Hevel significa un soplo o una vanidad, algo que se va en un instante. Así que si están familiarizados con Koheleth (Eclesiastés) que “vanidad de vanidades todo es vanidad”. La frase allí es hevel havalim, vanidad de vanidades.

Así que ese es el nombre que le da a su segundo hijo. Así que sabemos que no va a estar mucho tiempo. Volviendo a nuestro texto: y Hevel era un pastor de ovejas, y Kayin era un trabajador de la tierra.

Si recuerdan, o alguno de ustedes ha visto el musical, Oklahoma, “el granjero y el vaquero deben ser amigos”. Así que tenemos ese tipo de conflicto básico aquí, donde Hevel pastorea ovejas y Kayin trabaja la tierra, y no va a terminar bien.

Con el tiempo, Kayin trajo una ofrenda al Señor del fruto de la tierra. Y Hevel también trajo de entre los primogénitos de sus ovejas y de su grasa y Dios “escuchó” a Hevel y su ofrenda, pero a Kayin y su ofrenda no les hizo caso. Y Kayin se disgustó mucho y su rostro se abatió. (Génesis 4:3-5)

Ahora bien, en el sentido llano del texto no está muy claro por qué Dios escucha a Hevel y no a Kayin. Y ni siquiera está claro realmente lo que significa. Uno supondría que ambos pidieron algo y sólo Hevel obtuvo lo que quería y Kayin no obtuvo lo que quería. Y así es como supieron que su ofrenda fue aceptada.

En la tradición rabínica, uno sabe que su ofrenda es aceptada si el humo sube directamente al cielo. Así que de acuerdo con la interpretación rabínica, Hevel vio que su humo fue directamente hacia arriba. Sabía que su sacrificio era aceptado. Kayin vio que su humo no subía directamente. Su ofrenda no fue aceptada. ¿Por qué sería esto? Bueno, hay un indicio de la respuesta, incluso en el significado simple del texto. Y, por supuesto, este “indicio” se convierte en algo muy importante en la interpretación posterior: En cuanto a Kayin, aunque trae una ofrenda primero, el texto dice simplemente que trajo del fruto de la tierra, respecto a Hevel dice que trae los primogénitos de sus ovejas y su grasa. Parece que Hevel se esforzó por traer lo mejor y Kayin sólo trajo algo. Así que eso, por supuesto, cobra importancia en la interpretación posterior, que trata de explicar por qué Hevel fue escuchado y Kayin no, es decir, por qué la ofrenda de Hevel fue aceptada y la de Kayin no.

Pero lo importante para nosotros en esta serie es realmente lo que ocurre a continuación:

Y el Señor dijo a Caín: ¿Por qué estás angustiado? ¿Y por qué tu rostro está decaído? Ciertamente, si haces lo correcto hay elevación. (Voy a explicar eso en un minuto.) Pero si no haces lo correcto, el pecado se acuesta en la puerta, te urge, sin embargo, puedes ser su dueño. (Gen. 4:6-7)

Ahora, debido a que esta es la primera vez que tenemos una declaración sobre el pecado en la Biblia, una declaración explícita sobre el pecado que necesita ser desempacada, voy a profundizar en esta declaración.

¿Por qué estás angustiado? ¿Por qué tu rostro está decaído? Esto es bastante claro. Ciertamente, si haces lo correcto, o si haces el bien, se’et: hay elevación. En realidad me gusta mucho esa traducción de se’et: elevación. Es simplemente, algo va a ser levantado. ¿Qué va a ser elevado? En la interpretación posterior, lo que se eleva es el pecado. Si haces lo correcto, tu pecado será levantado de ti. Ahora, yo tiendo a estar del lado del comentarista medieval Ibn Ezra aquí. Ibn Ezra dice, ¿cuál es el contexto de la “elevación”? Viene justo después de la pregunta: ¿Por qué ha caído tu rostro? Ahora, tu rostro puede caer. Y también puede ser levantado. Si Dios levanta tu rostro significa que Dios te acepta. Dios te muestra buena voluntad. Así que, Dios está diciendo, ¿por qué está tu rostro caído? Si haces el bien, se levantará. Te voy a aceptar. Voy a mostrarte favor.

Y si no haces el bien, el pecado se queda en la puerta: “lapetach chatat rovets”. ¿Qué significa la palabra rovets? Aquí se traduce como “acostarse”. Me gusta usar la palabra agacharse, pero “couch (acostarse)” es en realidad más cercana -rovets realmente significa acostarse. Es una palabra que suele usarse específicamente para animales, animales que yacen en el campo, animales que yacen en sus corrales. Así que el pecado aquí se convierte en algo animal, como un animal que te está esperando en la puerta, como si estuviera tumbado en la entrada. Y te desea, su impulso es hacia ti -te desea y tú lo gobernarás. Ahora, ¿qué nos recuerda esta yuxtaposición? Esto nos recuerda la maldición de Eva. ¿Recuerdan la maldición de Eva? Dios dijo, desearás a tu marido. Y él te gobernará.

Y en este caso, es el pecado el que desea a Kayin y por lo tanto Kayin podrá gobernarlo. Porque si recuerdan lo que discutimos la última vez, la “regla” parece ser que si eres deseado, puedes gobernar, puedes controlar la cosa que te desea. Ahora bien, es bastante obvio lo que pensaría un intérprete primitivo, ¿no? Tienes un paralelo muy bonito y son las mismas palabras, la misma construcción verbal. Es exactamente lo mismo. Ve’elecha teshukato ve’atah timshal bo (y para ti es su deseo y tú lo gobernarás) -es exactamente la misma construcción. Entonces, ¿cuál es el paralelismo de nuevo? El pecado desea a Kayin y Kayin puede gobernarlo. Eva desea a Adán y Adán puede gobernarla. La mujer desea al hombre y el hombre puede gobernarla. Así que no es tan sorprendente que crezca esta idea, al menos en la interpretación, de que la mujer es igual al pecado. La mujer es pecado porque en el último capítulo, ¿quién desea al hombre? La mujer desea al hombre, ¿y a quién gobierna el hombre? A la mujer. Y aquí, el pecado desea al hombre, y el hombre puede gobernar al pecado.

Sin embargo, volvamos al texto actual. Aquí no se hace un paralelo explícito. Aquí, Dios sólo está hablando con Kayin. No hay ninguna mujer involucrada. Sólo hay pecado. Bien. Ahora, curiosamente, la palabra pecado aquí parece ser una palabra femenina, pero los verbos que se usan y los pronombres posesivos que se usan son masculinos. Así que en otras palabras, cuando el texto dice acostarse, es rovets, no rovetset, así que es masculino. Y “para ti es el deseo de él/su deseo”, el significado llano es “el deseo de él”, no se usa el femenino. Mientras que en realidad habríamos esperado el femenino, porque está usando una forma femenina de la palabra para pecado, está usando chatat y no chet. Así que esa es una nota interesante, que en realidad nos aleja de esa interpretación de que la mujer es pecado.

Lo que es importante entender aquí, es que aunque el pecado está siendo descrito como este ser animal que está al acecho si Kayin no lo hace bien -en otras palabras, es una especie de amenaza porque el pecado desea a Kayin- pero porque el pecado lo desea, Kayin puede controlarlo. Kayin no necesita pecar. Kayin tiene algún tipo de control sobre el pecado.

La pregunta sigue siendo, ¿qué es el pecado? Porque realmente está siendo descrito como una especie de animal. ¿Qué significa? Eso realmente no se explica aquí, pero tenemos varios datos importantes. Aparentemente espera a una persona que no hace el bien. E incluso si espera a una persona como un animal, esa persona todavía puede controlarlo.

En cualquier caso, Kayin no escucha. Así que lo siguiente que ocurre es… bueno, no está muy claro. Ahora estoy leyendo de la Biblia hebrea: vayomer Kayin el-Hevel achiv vayehi biheyotam basadeh. Voy a traducir eso. “Y Kayin dijo a Hevel su hermano… y fue cuando estaban en el campo”. (Gen 4:8)

Ahora bien, si están siguiendo una Biblia cristiana o incluso una Biblia de estudio, es posible que hayan leído un versículo diferente. Y ese versículo habría dicho lo siguiente “y Kayin dijo a Hevel su hermano vamos al campo. Y cuando estaban en el campo, Kayin atacó a su hermano Hevel y lo mató”. Ahora bien, en la Biblia hebrea sí tenemos lo de que Caín atacó a su hermano y lo mató. Pero lo que no está en la Biblia hebrea es esa declaración: “vamos al campo”. Está claro que al verso hebreo le falta algo porque la frase en el verso hebreo no es “Kayin habló con Hevel”. Es “Kayin le dijo a Hevel su hermano”. Y no sabemos lo que dijo. Entonces, ¿por qué, si están siguiendo una Biblia diferente, por qué tienen la afirmación “Vamos al campo”? Porque la Septuaginta, que es una traducción griega de la Biblia, que fue la base de la Vulgata, que a su vez fue la traducción latina cristiana de la Biblia, que a su vez fue la base de muchas Biblias inglesas, tiene esa inserción. Y lo estoy llamando una inserción. Es lo que se considera una inserción secundaria.

¿Por qué es una inserción secundaria? Ustedes dirán, bueno, tal vez se quitó. Y la respuesta es porque tiene sentido que alguien lo ponga, para que el texto funcione mejor. Nos falta una pieza: le dice algo a Hevel. Uno supondría que dice algo que explica un poco lo que está pasando. ¿No es así? Le dice algo a él. Y de repente están en el campo.

Ahora bien, durante el período del Segundo Templo, cuando los judíos eran un poco más libres con los textos bíblicos, y tenemos varias versiones de la Biblia de esa época, una de esas versiones se convirtió en la base de lo que llamamos el texto masorético, que es el texto que las Biblias hebreas utilizan hoy, y una de las otras versiones se convirtió en la base de la Septuaginta, la Biblia griega. Estoy simplificando demasiado, pero esto es suficiente para nuestros propósitos.

La base de la Biblia griega tendía más a lo que se llama armonización, a suavizar los problemas. Así que tenemos algunas palabras que faltan aquí y están claramente perdidas. Así que tiene sentido que alguien diga, de acuerdo, mira, no tengo nueva información que añadir, pero podemos suavizar esto. ¿Qué le dijo Kayin a Hevel? Bueno, lo siguiente que sabemos es que están en el campo, así que Kayin le dijo a Hevel vamos al campo, problema resuelto. Ahora tenemos lo que dijo, ahora están en el campo y Kayin mata a Hevel.

Sin embargo, en la Biblia hebrea, este problema no estaba resuelto. Las palabras faltan, y siguen faltando: “Y Kayin dijo a Hevel su hermano. Y fue cuando estaban en el campo y Kayin se abalanzó sobre su hermano Hevel y lo mató”. (Gen 4:8)

Voy a agregar un poco de la interpretación que se añade después para tratar de completar lo que falta.

¿Qué dijo? Así que tenemos, por ejemplo, el Midrash rabínico, que es un tipo de interpretación que explica palabras o a veces rellena las piezas que faltan en el texto bíblico. Hay un Midrash muy famoso. El Midrash da tres explicaciones sobre lo que Kayin pudo haberle dicho a Hevel. Dice, ¿de qué estaban hablando? Uno vino al otro -recuerden que estos son los únicos dos hijos de Adán y Eva- para poder dividir el mundo entero.

Así que, dicen, vamos a dividir el mundo entero. Uno de ellos tomó toda la tierra y uno de ellos tomó todo lo que estaba en la tierra -las cosas movibles. Bueno, una vez que dividieron el mundo de esa manera, uno de ellos dijo, la tierra en la que estás parado es mía. Y el otro dice, sí, bueno, la ropa que estás usando es mía. Así que, el segundo dice desnúdate. Y el primero dice ¡flota! Y se pelearon y Kayin mató a Hevel.

Otra explicación que da el Midrash es que se repartieron el mundo, pero la pelea es sobre la sección de quién se levantaría el templo. Y se enzarzaron en una pelea que acabó con la muerte de Hevel.

Y luego la tercera explicación de su discusión que da el Midrash es que había una gemela, una mujer que nació con Hevel. Ambos querían a esta mujer, es la única mujer disponible en la tierra. Tienen a su madre y a esta mujer que nació con Hevel, como su gemela. Y Hevel dijo, ella es mi gemela. Me la quedo. Y Kayin dijo, soy el primer nacido. Me la quedo. Así que se pelearon y Hevel fue asesinado.

Y entonces Nechama Leibowitz, que explicó a muchos comentaristas medievales así como al Midrash, tiene esta gran explicación de que el Midrash en realidad está haciendo una amplia declaración sobre la humanidad a través de estas diferentes opiniones sobre la discusión que llevó a la muerte de Hevel. Así, en la primera opinión discuten sobre la tierra frente a los bienes muebles. En otras palabras, discutieron sobre las posesiones. La segunda, que discutieron sobre en qué porción se construiría el templo. Y la tercera opinión es que discutieron sobre una mujer, la gemela de Hevel, respecto a quién podría casarse con ella.

Entonces, ¿cuál es la conclusión… qué significa esto? ¿Cuál es la raíz de la violencia y el asesinato en el mundo? La raíz es la codicia por la propiedad, la religión y la lujuria. Y estas son las fuentes de la violencia en el mundo.

Ahora estoy dejando el mundo de los comentaristas posteriores y volviendo al significado llano del texto. Así que Kayin mató a Hevel. Y si sólo leemos el sentido llano del texto, no sabemos exactamente por qué, pero parece que es porque estaba molesto debido aque el sacrificio de Hevel fue aceptado y el suyo no, y no había escuchado lo que Dios dijo sobre calmarse y ser bueno.

Así que lo siguiente que sabemos: el Señor le dijo a Kayin, ¿dónde está tu hermano Hevel? Y él respondió: No lo sé, ¿soy yo el guardián de mi hermano? (Gen 4:9)

Ahora bien, esto también debe sonarnos porque en el antiguo Cercano Oriente, eso era exactamente lo que eras como hermano mayor. Si eras un hermano mayor, se suponía que eras responsable de la seguridad de tu hermano menor. Así que, en otras palabras, los primeros oyentes de la historia, o los primeros lectores de esta historia dirían: “por supuesto, ¡eres el guardián de tu hermano! Oh, Dios mío!”

Por poner un ejemplo, todos conocemos la historia de José. Cuando José es vendido, sus hermanos regresan y ¿qué hacen? Traen su abrigo empapado en sangre y se lo muestran a Jacob (Yaacov). Se lo enseñan a Yaacov y éste dice: “Oh, seguro que se lo ha comido un animal salvaje” (Gn 37:33). José ha sido despedazado y comido por un animal salvaje. Lo que hacen es muy parecido a lo que tiene que hacer el pastor en Éxodo, Shemot 22:12, donde un pastor es responsable de las ovejas que tiene a su cargo, pero si la oveja es atacada por un animal salvaje, se considera una especie de acto de Dios: el pastor no debía arriesgar una muerte segura para salvar a la oveja. Así que lleva el cadáver ensangrentado, lo que queda de la oveja, al dueño del rebaño. Y se lo muestra. Y entonces el dueño del rebaño dice “Oh, de acuerdo. Entiendo que no eres responsable de esta oveja”.

Eso es lo que hacían los hermanos mayores de José. Estaban diciendo, mira este pelaje, está empapado de sangre. Estamos libres de responsabilidad por la muerte de José. Y tienen que hacer esto porque todo el mundo sabe que un hermano mayor es responsable del hermano menor. Así que se supone que nosotros también lo sabemos.

Cuando Kayin dice, ¿soy el guardián de mi hermano? ¿Soy el cuidador de mi hermano? Se supone que debemos decir, por supuesto que lo eres, imbécil inmoral. Pero él es esencialmente ignorante de esta regla básica de la ética.

Entonces Dios le dice: ¿qué has hecho? La sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. (Génesis 4:10)

La sangre está empapada en la tierra y la sangre clama a Dios por esta tremenda injusticia.

Por lo tanto, serás maldecido desde la tierra o del suelo, que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano. (Génesis 4: 11) Aquí tenemos un castigo que se ajusta al crimen porque obligaste a la tierra a absorber la sangre de tu hermano. Ahora serás desterrado de la tierra. ¿Cómo puede suceder eso? Explica “porque si trabajas la tierra, ya no te dará su fuerza. Te convertirás en un vagabundo incesante sobre la tierra”. (Gen 4:12)

Entonces, ¿cómo se desterrará Kayin de la tierra, del suelo que tuvo que absorber la sangre de su hermano? Recuerden que era agricultor. Ya no puede ser agricultor. No sólo no puede ser agricultor, sino que no puede quedarse en un lugar. Como no puede ser agricultor, va a tener que vagar por ahí. Ahora, estamos llegando a otra declaración importante para la forma en que pensamos sobre el pecado, y parte de la razón por la que es una declaración importante es debido a la forma en que se interpreta más tarde -no en el período del Segundo Templo, pero más tarde que eso:

Kayin dijo al Señor, mi pecado es demasiado grande para soportarlo. Ya que me has desterrado hoy de la tierra, y debo evitar Tu presencia y convertirme en un inquieto vagabundo en la tierra, cualquiera que me encuentre puede matarme. (Génesis 4:13-14)

En primer lugar, diré que algunas de las primeras interpretaciones preguntan: ¿qué significa esto de que mi pecado es demasiado grande para soportarlo? Dicen en el Talmud y otras interpretaciones rabínicas que esto es Kayin arrepintiéndose. Esto es él haciendo teshuva. Se está arrepintiendo ahora. Y porque está diciendo que mi pecado es demasiado grande para soportarlo, finalmente se da cuenta del peso de su pecado.

La razón por la que tenemos esta interpretación, que dice que se está arrepintiendo, es porque explica avoni, que significa literalmente mi pecado, avoni, es demasiado grande para soportarlo. ¿Qué significa eso? Ciertamente, la forma en que pensaríamos en el pecado más adelante es que ya no puedo soportar la idea de mi pecado. Me arrepiento de mi pecado. No puedo andar con un pecado encima.

Sin embargo, en el sentido llano del versículo en su conjunto, el propio Kayin explica lo que quiere decir. Dice: me has desterrado. Así que lo que Kayin está diciendo es: No me castigaste con la muerte. Me has castigado con el exilio. Me desterraste de la faz de la Tierra y tengo que esconderme de Tu rostro. Y aparentemente lo que eso significa es que Dios no va a protegerlo realmente. Dios no va a velar por él. Y voy a estar vagando por la tierra sin nadie a mi lado, ni para protegerme ni para vengar mi muerte. Cualquiera que me encuentre puede matarme impunemente.

En otras palabras, Kayin está diciendo que el castigo de Dios es el exilio, pero lo que realmente va a ser es la muerte. No puedo soportar este castigo porque me van a matar. ¿Y cuál es la respuesta? Así que el Señor le dijo, por lo tanto, si alguien mata a Kayin. (Génesis 4:15) Ahora bien, de nuevo, en los textos hebreos, es “por lo tanto”, lachen, pero el texto griego traduce como si el hebreo fuera lo ken, no así, por lo que si ven en sus Biblias la frase “no así” en lugar de “por lo tanto” aquí, es porque se basa en el texto griego. Pero de cualquier manera, el significado básico va a ser el mismo:

Dios dice: “Por lo tanto, cualquiera que mate a Kayin, siete veces será vengado”. Y el Señor puso una marca en Kayin para que nadie que se encontrara con él lo matara. Kayin abandonó la presencia del Señor y se estableció en la tierra de Nod, al este del Edén. (Gen 4:15-16)

(La pregunta es, ¿cómo puede Kayin establecerse en cualquier lugar? Hablaremos de eso un poco más adelante).

Entonces, ¿qué ocurre aquí? De hecho, estamos acostumbrados a la idea de que la marca de Caín es algo terrible. Pero la marca de Caín en el verso se supone que protege a Kayin. Tiene una marca, así que cuando la gente la ve, dice: “Oh, ese es Kayin. Y Dios prometió vengarse siete veces de cualquiera que mate a Kayin. Así que no voy a matarlo”. De esta manera, el castigo de Kayin se queda como está, como un castigo de exilio y no de muerte. Ahora algunos de ustedes se preguntarán, bueno, ¿por qué el castigo no es la muerte? Después de todo, más adelante en la Biblia el castigo por matar a propósito es la muerte. Sí, hay que demostrar que el asesinato fue a propósito para aplicar la pena de muerte. Pero en teoría, el castigo por matar a propósito es la muerte. Entonces, ¿por qué no se mata a Kayin?

Y la respuesta parece ser, si simplemente seguimos la forma en que está construida la historia bíblica, que el castigo de muerte por matar a una persona no se decreta hasta después del diluvio. Vamos a leer eso más adelante, pero es después del diluvio que se establece esta regla, que cualquiera que mate a una persona pagará con su vida, y esa ley no ha sido establecida todavía. Así que en este momento, el castigo de Kayin es que va a estar vagando por ahí, porque hizo que la tierra absorbiera la sangre de su hermano. Entonces Kayin “conoció” a su esposa y ella concibió y dio a luz a Chanoch, Enoch. Este no es el famoso Enoc de después, es un Enoc diferente. No hay que confundirlos.

Luego fundó una ciudad y le puso el nombre de su hijo, Enoc. (Gen 4:17)

¿Por qué Kayin fundó una ciudad? Porque no puede trabajar la tierra. Si no eres un agricultor, ¿qué vas a hacer? Bueno, vas a tener que estar en la ciudad.

Y lo interesante es que luego sus descendientes hacen cosas que no tienen que ver con el trabajo de la tierra. Su descendiente (a través de Lamec) es Yaval, el antepasado de los que habitan en tiendas y tienen ganado (Gn 4:20), es decir, pastores y vaqueros nómadas, no agricultores. Y el hermano de Yaval, Yuval (4:21), es el antepasado de todos los que tocan la lira y la flauta -músicos- y Tzillah, la segunda esposa de Lamec, da a luz a Tuval Kayin, que forja todos los utensilios de cobre y hierro (4:23). Ninguno de ellos trabaja la tierra. Todos encuentran trabajos que no tienen que ver con el trabajo de la tierra, porque Kayin ya no es agricultor. Esto es un dato interesante. Es interesante en cuanto a la forma en que el texto presenta las opciones cuando alguien es exiliado de la tierra: ¿qué puede hacer?

Bien, ¿qué hemos visto aquí? Hemos visto una declaración explícita sobre el pecado a Kayin (4:6-7), que se dice que viene de Dios mismo. Dios ha hecho una declaración sobre el pecado.

Lo interesante es que esta afirmación sobre el pecado no se recoge en la literatura del Segundo Templo. Ahora bien, cuando digo Literatura del Segundo Templo, tenemos que recordar que lo que tenemos de la Literatura del Segundo Templo es sólo una fracción de lo que había. Tenemos los Rollos del Mar Muerto porque tuvieron la suerte de sobrevivir en un clima bastante árido y algunos de los rollos estaban muy bien protegidos, pero seguramente hay muchos, muchos, muchos textos que no tenemos. Luego tenemos los libros Apócrifos, y los Pseudoepígrafos, pero nos faltan libros que existieron.

Así que podría ser que hubiera libros que no dejaran de hablar de esta declaración a Kayin. Esta declaración a Kayin sí se convierte en un texto de prueba en la literatura rabínica posterior (incluso en el Targum arameo) para explicar el pecado y el arrepentimiento, entendiendo el versículo como que Dios dice que si haces el bien, entonces tu pecado será quitado de ti. Y en la interpretación rabínica, el verso que dice que puedes controlar el pecado se refiere a la inclinación al mal. Así que puedes controlar tu inclinación al mal, y solo tienes que arrepentirte y entonces serás perdonado por tu pecado. Y esto se considera un texto de prueba importante sobre el pecado en la literatura rabínica. Pero esta declaración no se recoge antes en la literatura del Segundo Templo, por ejemplo, en los Rollos del Mar Muerto.

Una posible razón por la que la declaración de Dios a Kayin no se utiliza o interpreta en los Rollos del Mar Muerto es que la gente de Qumran se consideraba justa, y una declaración hecha a un pecador no es particularmente relevante para ellos. La literatura rabínica retrata frecuentemente a Kayin como arrepentido cuando dice que “mi pecado es demasiado grande para soportarlo” -su pecado es demasiado grande para soportarlo, se arrepintió. Y por lo tanto, según la literatura rabínica, podemos aprender sobre el arrepentimiento de Kayin. Y porque se arrepintió, Dios mitigó un poco su castigo. Pero en Qumran, no utilizaron esta interpretación y no tenían ninguna razón para ver a Kayin como un arrepentido. Kayin es un asesino, así que ¿por qué aprender de él sobre el pecado?

Ahora hay uno o dos lugares en los Rollos del Mar Muerto donde usan una construcción similar a “el deseo del pecado es para ti”, pero en lugar de eso el deseo del pecado es para X, y X es un pecador, un tipo malo. Hay dos lugares en los que se puede encontrar esa construcción en los Rollos del Mar Muerto, y en ambas ocasiones, la están usando para la gente mala. En otras palabras, el deseo del pecado es para la gente malvada. Y entonces, parece que ellos leen este verso para estar hablando de como el pecado trabaja para la gente malvada. Y oye, si eres justo, ¿por qué te importa cómo el pecado trabaja para la gente malvada? Puede ser que nos importe un poco, porque las personas malvadas son molestas y posiblemente peligrosas, pero en general lo que te importa es tu pecado, y como luchas contra tu deseo de pecar.

Así que la semana que viene hablaremos más sobre cómo se interpreta la historia de Adán y Eva en el periodo del Segundo Templo. Encontramos un pequeño indicio en el libro de Ben Sira, y luego lo encontramos de forma muy destacada en un par de libros que se escribieron justo después de la destrucción del Segundo Templo. Y vamos a discutir esos textos y por qué la idea del pecado de Adán se convertiría en una idea tan prominente del pecado después de la destrucción, mientras que durante el período del Segundo Templo es casi ignorada. Así que vamos a hablar de eso la próxima semana. ¡Hasta entonces, gracias por escuchar, y por favor, siéntanse libres de comentar en mi blog en UnderstandingSin.com!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.